Destacada

¡MIS NOVELAS!

 “DESEO SER FELIZ”

Hola amigos,  mi primera novela “Deseo ser Feliz”, ya ha sido revisada por Elizabeth No y ha realizado una impecable corrección, respetando la esencia y el sentimiento de la historia y sus personajes. He tenido la ocasión de conocer a una gran correctora y una gran persona, mil gracias por tu dedicación para dejar bien bonita mi novela y enseñarme muchísimo.  Mil gracias a Cecilia de Blas por crear físicamente a María, la protagonista, ha logrando reflejar su energía en la mirada.
No dejéis pasar la oportunidad de conocer a María, una joven con una gran intuición y llena de energía, ella os llevará a pasear por las hermosas calles de Granada y a visitar la mágica Alhambra. Os mostrará la posibilidad de mirar vuestro camino con otros ojos.

Es una novela catalogada en el genero de autoayuda. Relata la vida de María, una joven con grandes valores humanos. Ella con sus vivencias y junto a los demás personajes nos mostrarán como la Felicidad la mayoría de las veces depende más de tus pensamientos que de tus circunstancias. Nos muestra el potencial mental que poseemos  al que no damos utilidad y nos anima a descubrir todas las posibilidades que tenemos de aprovechar dicho potencial en nuestro beneficio.

GRATIS en #KindleUnlimited y Prime Reading

Link: relinks.me/VictoriaCuestaPrieto

69762520_2386972314689926_5027735299912892416_n

“LOS SEPULCROS BLANQUEADOS. La otra cara de los hijos de Dios”

He comenzado 2019 autopublicando en Amazon mi segunda novela “LOS SEPULCROS BLANQUEADOS. La otra cara de los hijos de Dios”.

He contado nuevamente con Elizabeth No, para realizar una maravillosa corrección. También he tenido la suerte de contar con Cecilia de Blas que ha creado una portada preciosa.

¡Una novela que no te dejará indiferente ante la situación actual de la religión Católica!

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, más por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia. (Mateo 23:27)
Un joven médico que estudia teología, se ve envuelto en una triste historia que le llevará a descubrir la maldad e hipocresía de algunos representantes de la iglesia.
Por otra parte la iglesia tiene miedo de que la mujer consiga el lugar que merece dentro de la institución. ¿No estuvieron siempre presentes las mujeres en la vida de Jesús?
El amor y la fe levantarán el tupido velo que esconde los prejuicios creados por el mal uso de la religión.

“LOS SEPULCROS BLANQUEADOS. La otra cara de los hijos de Dios”
GRATIS en #KindleUnlimited 
Link: relinks.me/VictoriaCuestaPrieto

69781841_2386966494690508_7226365656151621632_n

Anuncios

“LAS HABLAS ANDALUZAS”

Habla andaluza: la identidad lingüística de Andalucía.

Soy andaluza, y me hierve la sangre cuando me encuentro con quien menosprecia y se ríe de mi forma de hablar, en esas ocasiones suelo recordar una frase que le escuché a un respetable defensor del andaluz, José María Pérez Orozco, catedrático de lengua y literatura Española, decía así:

“Solo su ignorancia es mayor que su descortesía”

Y la dijo en una conversación en la que unas periodistas llamaron vulgarismo al “manque” (arcaísmo del español) utilizado en el himno del Betis.

Hay rasgos fonéticos andaluces considerados del habla culta, y los hay que pertenecen al habla coloquial, por eso, en el léxico andaluz encontraremos unos andalucismos aceptados por la RAE y otros no, pero… no me seas cansino y malaje, piensa que Andalucía es especialista en conservar arcaísmos del castellano antiguo, los cuales, muchos ignorantes confunden con vulgarismos.

Los falsos vulgarismos son producto de la manipulación cultural que se padece en Andalucía y también en España, haciendo creer que el andaluz es un español mal hablado.

La televisión es en gran parte responsable de haber creado el mito del andaluz inculto y graciosillo.

Los andaluces debemos vencer nuestro complejo de inferioridad lingüística, ya que el andaluz no es un castellano degradado, ni nos comemos las palabras, en realidad se trata de economía lingüística, porque el andaluz es un castellano evolucionado que siguió las tendencias iniciadas por las lenguas romances al separarse del latín, “El Andaluz dice más con menos”. Debemos sentirnos orgullosos, ya que hemos heredado una gran riqueza léxica.

Los distintos pueblos que han pasado por Andalucía a lo largo de la historia, han ido dejando huella en el andaluz: mozarabismos, arabismos, leonesismos, portuguesismos…, de ahí que la pluralidad de hablas en el andaluz es inmensa, variando de unas zonas a otras según quienes las conquistaron.

El habla andaluza con un ritmo entonativo más rápido y variado, presenta unas características muy distintas del castellano:

  • El seseo.
  • El ceceo.
  • El yeísmo.
  • La pronunciación abierta de las vocales.
  • Aspiración y pérdida de sonidos.
  • Neutralización l/r.

Estas son las características más llamativas, ya que es imposible resumir en un solo artículo el gran tesoro léxico que encierra el andaluz.

Por lo tanto yo no hablo un mal español, sino un perfecto andaluz.

Reseñas de las obras de Fran Barrero

AMURAO: (Las princesas no lloran).

Es lo primero que leo de Fran y ya lo tengo apuntado en mi lista de autores a seguir. Me ha encantado su forma de narrar y de saber mantenerte pegado al libro desde el prólogo.

Esta novela trata temas delicados y a la vez polémicos: prostitución(nos muestra el mundo en el que viven muchas de estas princesas), corrupción en el poder (políticos, empresarios, policía, prensa…), también muestra el desgaste familiar de las personas dedicadas a nuestra seguridad, el riesgo que tienen los reporteros cuando deciden perseguir según que noticias … En definitiva el autor ha escrito mucho más que una simple novela policíaca.

¡Recomiendo su lectura!

Reseñas de las obras de María Buga

La Casualidad de coincidir. (Parte I)

Una novela con tres bonitas historias románticas:

En la primera conoces a Davina, un personaje muy divertido, y a Patricio que es un encanto. Jamás me había reído tanto con la escena de un accidente.

En la segunda te encuentras con Emilio, un apuesto empresario con un fuerte carácter que solo suaviza Catalina, una joven que acaba de vivir una triste desgracia familiar.

En la tercera con una herencia de por medio, conoces a Luis y Ana. Una pareja con una relación muy peculiar.

Recomiendo la lectura de esta novela, por el romanticismo, sensualidad y  sentido de humor que derrocha la autora al narrarla.

RECUERDOS DE VERANO

—¡Niño, que dice tu hija que tiene calor! — le dice la madre a su marido sonriendo.

—¡Qué sabrá ella lo que es eso! —contesta el padre mirando con cariño a su mujer.

—¡Ya ves! ¿Te puedes creer que echo en falta los veranos en Andalucía? —dice la mujer sintiendo un pellizco de nostalgia.

—¿Qué dices? A mí me agobia ese calor  —le contesta el marido que nunca ha soportado el bochorno del verano.

—Mamá, cuéntanos historias de tu pueblo ¿lo echas de menos? —Dice la cría, a quien le encanta escuchar los recuerdos de su madre.

La mujer descansa sentada en el sofá, y la petición de su hija la lleva a recordar su infancia; la envuelve la añoranza de su tierra y de sus seres queridos, aquellos que ya han marchado.

—Si cariño, mucho… —A la conversación se une su hijo, al que también le fascina escuchar a sus padres contar historia de su niñez y juventud. La madre comienza a hablar con tono melancólico— recuerdo esas tardes de siesta, después de trabajar, cuando mi madre me preparaba un camastro, me encantaba dormir en el suelo,  al lado del ventilador, el mejor modo de sobrellevar los más de 40º que azotan en verano el valle del Guadalquivir.

Los críos se escandalizaron— ¡En el suelo y sin aire acondicionado! —exclaman los dos al unísono; una sonrisa se dibuja en los labios de su madre, y ésta sigue contando…

 —Mi madre me solía decir: ¡Qué bonitas piernas tiene mi niña! —y si ella lo decía su razón tendría. Vuelve a sonreír ante este pensamiento y continúa hablando —¡Qué recuerdos! Esas tardes en las que desafiaba al sol, y decidía ir a la piscina municipal a refrescarme con mis amigas o con vuestro padre; buscando el refugio del lado de la calle donde daba la sombra, escapando del fuego de los rayos del astro, huyendo de su flama; sentíamos su fuerza en la piel, y cuando se aventuraba a correr una pizca de brisa, nos quemaba, avisándonos de lo que recibiríamos cuando terminara el auxilio que ofrecía esa buscada sombra —sus hijos la escuchaban con gran atención, y su marido estaba embelesado oyendo sus palabras, ella disfrutaba expresando sus sentimientos— siento nostalgia de esas noches en las que comenzaba a leer, con la cabeza en los pies de la cama, para así disfrutar en el rostro de ese escaso y deseado aire que pudiese correr; me daban las tantas, sin importarme tener que madrugar para ir a trabajar, eran horas felices.

—¡Calor dice niño!… —miró con complicidad a su marido y prosiguió— calor era a las tres de la tarde, cuando salía de la cooperativa textil donde trabajaba, y regresaba a casa caminando, esquivando el azote del sol y escuchando a las chicharras cantar, lo recuerdo con claridad, como si hubiese ocurrido ayer mismo. Un bochorno que abre todos los poros de tu piel, expulsando continuas gotas de sudor, y que deseas calmar con una ducha de agua fría. Esa calor que te trae el olor a pasto seco, y el recuerdo de tu madre, sentada junto a  los vecinos en la puerta de casa, charlando hasta altas horas de la noche, mientras los niños jugábamos por las calles del barrio, sin tener que pensar en madrugar para ir al colegio.

Sentada aún en el sofá, toma un sorbo de su café, y sigue sumida en sus recuerdos, sin escuchar al marido ni a los niños, estos habían comenzado a preguntar sobre las chicharas, y el padre les explicaba el motivo del sonido que estos animales producían.

—¡Mamá continua! —exclama su hijo.

—Estaba pensando  en mi madre, nos gustaba pasear al atardecer, con la fresquita, cuando el sol comenzaba a marcharse. Recorríamos las afueras de mi bonito pueblo, y manteníamos largas charlas durante los paseos. Nos gustaba  visitar el molino de las Aceñas, un antiguo molino de trigo, por donde pasa el Guadalquivir. La abuela siempre me decía que no fuera allí con los amigos, la fuerza de las corrientes del río son muy peligrosas.

—¿ Y tú le hacías caso a tu mama? —le pregunta su hija. Necesitaba una rápida respuesta para no mentirle, ya que recordaba claramente las veces que había ido sin que su madre lo supiera.

—La verdad, es que fui en alguna ocasión, pero era muy responsable, y tenía mucho cuidado —dice, mirando a su marido y con una sonrisa pícara.

—¿Te bañabas en el rio con tus amigos? —ahora es su hijo quien le pregunta con entusiasmo.

—¡Sí!, me he bañado en numerosas ocasiones en el río, pero iba con mis padres, hermanos, mis tíos y primos; realizábamos excursiones y nos lo pasábamos genial… —no la dejaron continuar, haciéndole mil preguntas a la vez.

— ¡Venga ya! ¿Y no era peligroso? ¿Tus padres también se bañaban?… —le resultaba gracioso ver la cara de sorpresa de sus hijos.

—En aquellos tiempos todos nos bañábamos en el río, estaba limpio y lo permitían; lo hacíamos  en las zonas más tranquilas, donde no había corrientes peligrosas, se veían los peces nadando y disfrutábamos de lo lindo —les aclaró su padre.

—Vuestro padre tiene razón, a mí me gustaba mucho bañarme, y lo que más, jugar con las bonitas piedras que había en la orilla,  el agua era fresca y clara.

—¡Si! El agua era una pasada, estaba fría y transparente —confirma su padre, a quién se le veía disfrutar con esos recuerdos— pero el río era muy traicionero, debías tener mucho cuidado y no alejarte de la orilla, había corrientes muy fuertes y peligrosos remolinos— los niños estaban maravillados escuchándole, su gran imaginación les mostraba imágenes increíbles de sus padres bañándose en aguas donde había tanto riesgo.

Mientras el hombre les seguía narrando sus aventuras en el rio, a la madre, le vinieron recuerdos de una época más reciente, recordando su viña, así llaman allí a las casas en la sierra. La tuvieron que vender para trasladarse a Cataluña, donde residen actualmente.

Son recuerdos de un hermoso lugar, y al evocarlos, le nace esta poesía:

En mi corazón siempre latirá

el hermoso recuerdo

de un bello lugar,

donde, pinos y chaparros,

rodeaban mi hogar.

Fragancias a lavanda y romero,

perfumaban mis paseos,

y la belleza de la jara florecida,

la primavera anunciaba.

Deseo retener en mi memoria,

las risas y emociones allí vividas.

El destino es caprichoso,

nunca sabes que rumbo tomará.

No malgastes ni un segundo,

deseando volver atrás.

Disfruta de los nuevos caminos,

que se comienzan a trazar.

VICTORIA C.P

26 de Agosto del 2019

Reseñas de las obras de Luz Maestre

Mientras te recuerde

Una hermosa novela romántica, muy emotiva y sensual. Trata temas muy interesantes: la depresión, la reencarnación, la familia y los verdaderos amigos.

Los personajes a través del tiempo van creando una historia que te toca la fibra sensible, con intensas escenas en las que sentimientos como el amor y la amistad te llevan a emocionarte, también tiene momentos divertidos que te hacen reír, suavizando la pena que sientes ante el sufrimiento de algunos personajes en muchas ocasiones.

Felicito a la autora por su forma de narrar, tiene un estilo suave y fresco, dulce sin ser empalagoso, y atrapa al lector para no dejarlo marchar hasta el final de la novela. Recomiendo su lectura, te dejará la agradable sensación de haber leído un buen libro.

EL EGOÍSMO SOCIAL DEL “ME LO MEREZCO”

Egoísmo equivale a clasismo, racismo, machismo, nacionalismo…

Vivimos en una sociedad en la que por desgracia imperan los “ismo”, pero uno de ellos abraza el significado de muchos otros, se trata del “EGOISMO”.

  • Como egoísmo se denomina la actitud de quien manifiesta un excesivo amor por sí mismo, y que solamente se ocupa de aquello que es para su propio interés y beneficio, sin atender ni reparar en las necesidades del resto. La palabra, como tal, proviene del latín ego, que significa ‘yo’, y se compone con el sufijo “-ismo”, que indica la actitud de quien solo manifiesta interés por lo propio.

Tras leer detenidamente la definición de “Egoísmo”, he comprendido el peligro de los”ISMO”, aun así… el “EGO (el “yo”, el “narcicismo”), es igual de dañino en nuestra sociedad, y viendo lo visto he llegado a la conclusión de que nuestra sociedad está enferma de EGOISMO.

Somos egoístas…:

—Cuando el inmigrante se convierte en un rival, al pasar de ser mano barata a competir laboral, social y culturalmente con el autóctono.

—Cuando no hay compasión ni solidaridad, teniendo cero empatía con un cementerio Mediterráneo donde mueren en silencio los que huyen de la guerra y la miseria.

—Cuando no es la lengua ni la identidad, ni siquiera la historia, sino “la conveniencia egoísta”, lo que impulsa los desafíos nacionalistas de comunidades privilegiadas, y en buena medida favorecidas a costa de empobrecer a otras comunidades que integran el país.

—Cuando la discriminación en el lenguaje y en las actitudes contra la clase trabajadora es tan extensa y generalizada que la gente apenas lo aprecia.

—Cuando maltratamos, insultamos y controlamos a nuestra pareja.

—Cuando somos autoritarios, poco tolerantes e intransigentes con nuestros hijos y los maltratamos (física y psicológicamente).

—Cuando nuestra codicia nutre la avaricia del capitalismo mal educado e insolidario.

—Cuando nos dejamos embaucar y convencer por un sistema consumista e inmoral, interesado en manipularnos a cualquier nivel: político, religioso, mediático, publicitario… ¡No le interesa seres con capacidad para pensar y decidir con libertad!

Nuestra sociedad (llena de almas vacías, indiferentes ante la desgracia del prójimo), dominada por el individualismo hedonista y la competitividad ha llevado a la democracia al fracaso, y no serán los políticos egoístas e irresponsables que nos gobiernan los que lucharán por el bien común de la Humanidad.

Solo la inteligencia social del ser humano será capaz de conseguir vencer este monstruo creado por la ambición, insolidaridad, superficialidad…

Somos lo que somos gracias a la existencia de los demás. Debemos educar a nuestros hijos para ser felices, no para ser los mejores a costa de otros.

Victoria C.P

14/08/2019

Reseñas de las obras de Elizabeth Norlam

LOS CRÍMENES DEL FARO

Una novela de misterio que se desarrolla en un típico pueblo gallego, donde se vive el suspense desde el principio. Encontrarás unos personajes que te envuelven en la historia, haciéndote participe en la investigación de unos asesinatos. Una trama muy bien narrada que mantiene la intriga hasta el final. Una lectura muy entretenida y recomendable.

LOS CRÍMENES DEL PAZO

Volvemos a vivir una intrigante aventura con esta peculiar familia. Secretos del pasado, asesinatos, tradiciones de una bonita tierra, misterios sin resolver…y todo ello mezclado con una buena dosis de amor. Una historia que te atrapa haciéndote dudar en más de una ocasión de quien será el asesino, una trama en la que como es habitual en esta escritora nada es lo que parece, haciéndote desconfiar de más de un personaje hasta el final. Recomiendo su lectura si deseas disfrutar de una lectura llena de suspense.

Reseñas de las obras de Iván Gilabert

Es el primer libro que leo del autor y me ha encantado. Soy una lectora seguidora de las historias de los Templarios, motivo por el que me llamó la atención esta novela, y al terminarla me ha quedado esa maravillosa sensación de haber leído y vivido una historia genial.

El autor narra la historia de un modo sublime, desde el principio te atrapa en la vida de los personajes, llevando al lector a disfrutar del paisaje y la aventura en todo momento. Hay un giro en la historia que lleva a un final sorprendente, con un mensaje que te hace cuestionar algunos paradigmas religiosos.

He disfrutado muchísimo leyendo esta novela y recomiendo su lectura.

Reseñas de las obras de Luisa J.C

Jimena

Una bonita novela romántica, en la que Las Maris me han conquistado, también me ha gustado mucho lo importante que es la familia para la protagonista. Es una historia donde se respira mucho amor, no solo por parte de Jimena y Arturo, sino entre amigas y familiares. Leyéndola he recordado en muchas ocasiones momentos vividos con mis seres queridos. La recomiendo, es amena y entrañable.

Reseñas de las obras de Fran M. R Marín

Los Tordos

Una novela muy bien narrada, donde se refleja las dificultades que vivían las familias durante el franquismo, en los pueblos pequeños como La Villa. Era una época difícil, en la que el miedo achicaba a grandes y pequeños. El autor narra la historia de un modo tan real, que te lleva a vivir junto a los personajes sus miserias, penurias, ilusiones, miedos…y lo hace  sin enmascarar las situaciones tristes y en algunos momentos, crueles, usando un bonito estilo para escribir, y acaparando la atención del lector desde el principio.

Es la primera novela de este autor y se ha estrenado con una novela genial, con la que te llega al corazón, y logra dejar los sentimientos de los personajes revoloteando en tu memoria. Recomiendo su lectura, personalmente pienso seguir a este escritor indie y leer lo próximo que publique.

Reseña de las obras de JL Prieto

Almas Errantes: La Elección

Una novela con una narrativa sobresaliente y clara. El autor logra entrelazar la vida de una gran variedad de personajes, no perdiendo en ningún momento el hilo de la historia. Algunos personajes llegan a ser tan relevantes como el propio protagonista, teniendo así al lector intrigado desde el principio hasta el final.

Cuestionarás todo lo que te habían contado del cielo y del infierno, después de conocer a ángeles y demonios que en ningún momento son como habías imaginado.

Una interesante novela de fantasía que recomiendo leer. Esperando la siguiente, y encantada de haber conocido a un gran escritor.

Reseña de la antología “39 Saltos en el charco”

Me siento orgullosa de haber participado en este bonito proyecto, colaborando con la Fundación Pere Tarrés. Os recomiendo la lectura de estas hermosas historias para niños y mayores.

Opinión:

Una magnífica antología solidaria creada por diferentes autores e ilustradores, en sus páginas encontrarás bonitos cuentos y preciosas e originales ilustraciones, incluso algunas se pueden colorear.
Todas las historias transmiten valores y mensajes muy necesarios en la sociedad actual. Me ha gustado mucho y he disfrutado mucho con su lectura. la forma perfecta de ayudar a una buena causa.

EL IMÁN DEL AMOR Y LA GRATITUD

La vida es un tren, y en cada estación recogemos a razón de lo que entregamos, aunque no siempre recibimos lo que deseamos, aun así, es necesario para nuestra evolución como ser humano, ya que las adversidades nos obligan a superarnos.

Mi madre siempre me decía: “Es de bien nacidos, el ser agradecidos”, y os puedo asegurar que mi madre era una mujer muy sabia.

“SENTIR AGRADECIMIENTO ES SENTIR AMOR”

Las personas que muestran su gratitud sinceramente poseen una gran fuerza interior, no andan quejándose por todo y se alegran del éxito de los demás; luchan por sus sueños, siguiendo su propio camino. No andan esperando recibir, más bien comparten.

“El poder del amor es ilimitado” y “La gratitud multiplica”, por eso cuando entregas gratitud y amor recibes lo mismo. Por lo tanto cuidado con los sentimientos que ofreces a los demás porque es lo que recogerás.

Personalmente, agradezco mentalmente a diario las cosas por las que me siento dichosa. Me gusta agradecer hasta los mínimos detalles, sintiéndome así más feliz por todo lo que la vida me ofrece.

Tus pensamientos son la fuerza del motor que mueve tu corazón, sentir gratitud te llenará de amor y se expandirá a todos los que te rodean.

Evidentemente no vamos a agradecer cuando nos hacen sufrir o nos traicionan, sería absurdo ¡Ojo! ¡No estoy hablando de sufrir ataraxia!

¿Ataraxia?, ¿qué es eso?… En primer lugar vamos a diferenciar “Practicar la ataraxia” de “Sufrir de ataraxia”:

“Practicas la ataraxia”:

  • Cuando saboreas la felicidad en los pequeños placeres y en la serenidad de ánimo.
  • Cuando alcanzas la fortaleza del alma frente a la adversidad y obtienes tranquilidad espiritual y paz interior.
  • “Cuando es medicina para tu alma”

“Sufres de ataraxia”:

  • Cuando evitas conflictos en lo personal (te traicionan, te ignoran…) por miedo a las consecuencias.
  • Cuando sientes ausencia de inquietudes.
  • Cuando eres conformista y no te haces valer.

¿VES LA DIFERENCIA?

¿Tú practicas o sufres de ataraxia?

Victoria Cuesta Prieto.

22/05/2019

¡HAY UN MONSTRUO EN MI CABEZA!

Hoy en mi blog he publicado un relato con el que he participado en un hermoso proyecto. Se trata de un libro solidario titulado “39 Saltos en el charco”, en el que 33 escritores y 25 ilustradores nos hemos unido para crear una antología para niños cuyas ventas irán a favor de la Fundación Pere Tarrés.

Ya está disponible en papel y en Ebook la primera #antología a favor de la Fundació Pere Tarrés. No os perdáis esta gran obra conjunta y la oportunidad de aportar vuestro granito de arena.
¡YA DISPONIBLE EN AMAZON!

#LibroSolidario #39Saltosenelcharco #Amazon #LibrosParaNiños#FundaciónPereTarrés
www.peretarres.org
En AMAZON:

¡Gratis en Kindleunlimited!

https://lnkd.in/dmU6Arm

https://lnkd.in/de7rT4v

¡HAY UN MONSTRUO EN MI CABEZA!

«Es peor cometer una injusticia que padecerla

porque quien la comete se convierte en injusto

y quien la padece no».

“Sócrates”

Gordinflón, ballena, fofo… Las palabras dichas con malicia se mezclaron en mi cabeza con el recuerdo del día en que Raúl, nuestro tutor del instituto, comenzó la clase de un modo diferente al habitual cambiándonos a todos la vida.

—Buenos días, os pido silencio, por favor. Voy a leeros una carta que me ha enviado Andreu, el cual, como veis, no se encuentra en clase. —Tenía razón, todos nos giramos a la vez y vimos su silla vacía—. Vuestro compañero va a estar unas semanas sin venir al instituto por problemas de salud.

Raúl me miró mucho y con una expresión seria que me hizo sentir incómodo.

—Él me ha pedido que os la lea; En ella explica lo que le ocurre, por lo tanto, espero que escuchéis con atención. —El profe volvió a fijarse en mí y no me gustó cómo lo hizo—. La carta dice así:

Hola, amigos:

Os quiero contar lo que me está pasando. No soy capaz de hacerlo en persona, me da vergüenza, pero necesito hacerlo para que entendáis el motivo de no ir a clase. Si no cuando vuelva me mirareis como un bicho raro.

Bueno, no me enrollo, el tema es que desde hace unos meses tengo problemas con la comida. En realidad es que no comía casi nada, por lo que he perdido demasiado peso. Tanto que no puedo hacer ningún ejercicio físico. De eso os habréis dado cuenta ya que las últimas semanas no hacía gimnasia. Ya como mejor, pero aun así, no consigo ganar peso. (¡Ya veis! Antes había quien se burlaba de mis kilos y ahora soy el «palillo»)…»

¡Joeee! Se refería a mí, fui yo quien le puso ese mote hace apenas unas semanas. Me encantaba meterme con él. Pero ¡si era en broma! En ese instante sí que no me gustó la expresión de Raúl. Me sentía fatal. Al final sabía que iba a llorar.

«… Por eso la doctora ha decidido que tengo que hacer reposo absoluto, solo comer y descansar en casa. No puedo salir ni a jugar un partido de futbol, ¡Es un rollo! Me ha dicho que si no le hago caso me ingresará y yo no quiero que eso ocurra porque el primer mes no me dejan ver ni a mis padres, ni a mi hermana. Además, me quitan el móvil, la Play y la televisión. Solo me dan una libreta y un lápiz. ¡Ni loco voy a ese hospital!

Estoy lleno de rabia. ¡Lo que me he buscado por escuchar a los demás! Bueno, en realidad no hay alguien en especial que sea el culpable, porque llegó un momento en que cualquier comentario que escuchaba pensaba que lo hacían para reírse de mí. ¿Sabéis una cosa? El único culpable soy yo. Pero sí es verdad que debemos tener cuidado con las bromas, a veces son crueles y hacen daño. Y como dice la doctora, nos hacen creer que vivimos en una sociedad donde el físico es lo más importante».

Raúl hizo una pausa y carraspeó para poder continuar. Se le veía emocionado, con los ojos brillantes como cuando estás a punto de ponerte a llorar. A mí, las lágrimas me salían sin poder evitarlo. Fui malo con Andreu. Sin darme cuenta le hice sufrir. Mis compañeros también tenían los ojos húmedos y más de uno lloraba, sobre todo las chicas, ya que todos, el que más y el que menos, le habíamos gastado bromas por el peso.

Tras unos segundos de silencio, el profe continuó leyendo:

He decidido poner de mi parte, no solo para evitar que me ingresen en ese horrible lugar, sino también para no ver llorar más a mis padres y a mi pequeña hermana. Ellos están asustados. Al principio, yo pensaba que estaban enfadados conmigo, pero ahora comprendo que tienen miedo de que me ocurra algo malo.

¿Sabéis una cosa?, nuestra mente es una pasada. Tiene dos lados: uno es fuerte y sano, el otro es débil y, en ocasiones, tiene un monstruo que te grita cosas feas. Hay que luchar contra él, aunque sé que a veces es muy difícil, casi imposible. Mi familia junto a la doctora me están enseñando a conseguir que mi parte fuerte aniquile al monstruo para así dejar de escucharlo.

Os voy a echar de menos, pero no os preocupéis, voy a superar este problema y no tardaré en volver a clase.

¡Nos vemos pronto!

Andreu»

No pude dejar de llorar, estaba destrozado y mi profe al verme en ese estado se acercó a mi mesa.

—Tranquilo, David. Se pondrá bien —al hablarme, Raúl removió mi pelo, con lo que me sentí más tranquilo.

—¿Seguro? Tú sabes que a mí me gustaba gastarle bromas, pero jamás deseé hacerle daño. Me siento culpable de lo que le está ocurriendo —me era imposible seguir hablando. De nuevo comencé a llorar con mucha pena. En clase reinó un gran silencio, solo se escuchaba el hipido de los que también estaban llorando.

—Cálmate, no eres tú el único culpable —las palabras de Raúl fueron seguidas por el ruido de una silla al moverse. La voz de Olga se escuchó en la clase:

—Yo también soy culpable. —Tras ella, comenzaron a levantarse todos mis compañeros declarando, también, su culpabilidad. Al final todos estábamos de pie menos Rafa y Ana, ellos son amigos de Andreu y siempre han estado juntos; jamás le harían daño.

Cuando miré a nuestro profe he visto que lloraba. Después de limpiarse las lágrimas y los mocos, nos hizo sentar.

—Al principio estaba muy enfadado con casi todos vosotros, ahora estoy orgulloso de vuestro comportamiento. Tal vez podríais visitar a Andreu para hablar con él y hacerle compañía —al decir esto se armó un gran revuelo en clase, todos queríamos ir los primeros—. ¡Esperad!, primero debo hablar con sus padres a ver si es posible.

El recuerdo me ha puesto supernervioso. Voy de camino a casa de Andreu, sus padres le han dicho al profesor que podemos ir a verlo, de ese modo se aburrirá menos. Le pedí a Raúl ser el primero. Necesito pedirle perdón por mi mal comportamiento, aunque sus padres dicen que no le hace mucha gracia hablar del tema… ¡Espero no meter la pata y no hacerle sentir incómodo! Me van a acompañar Rafa y Ana, supongo que no se fían de mí, ¡Motivos tienen! He quedado con ellos en el parque donde nos reunimos los fines de semana el grupo de amigos. ¡Ahí se encuentran!

—¡Hola! —les saludo con una sonrisa obligada. ¡Tengo un nudo en el estómago, como si fuera a vomitar!

—¡Hola! —me contestan sin mucho entusiasmo, creo que temen que mi visita no sea buena para su amigo, ¡Ojalá yo tuviera unos amigos así!

—¡Mucho cuidadito con lo que dices! —Es Ana quien hace el comentario mirándome muy sería; se le ve bastante cabreada—. No sé si todo esto es buena idea, le habéis hecho mucho daño, sobre todo tú. —No se corta ni un pelo en decir lo que piensa, y yo no sé qué contestar porque está diciendo la pura verdad.

—Tranquila, Ana, estamos nosotros y a David se le ve bastante arrepentido de su comportamiento. —Rafa me echa el brazo por los hombros y me sonríe, es un tío genial—. Mejor vamos ya para casa de Andreu, nos estará esperando.

—Entiendo perfectamente que estés enfadada conmigo Ana. Sin mirar el daño que hacía, le he gastado bromas crueles a Andreu y ahora comprendo lo mucho que ha sufrido por mi culpa. —Me siento una piltrafa y Ana no me lo está poniendo nada fácil. Durante todo el camino no me dirige la palabra.

—¡Ya hemos llegado! Venga, vamos, todo va a ir bien, Andreu se alegrará de vernos. —Rafa me sonríe y me da un puñetazo flojo en el hombro a la vez que le guiña un ojo a Ana que está llamando al portero. Me relaja verle tan optimista.

La madre de Andreu, Pilar, nos abre la puerta con una sonrisa y nos invita a entrar.

—¡Buenas tardes! Pasad, Andreu os espera en su habitación. David, llevabas mucho tiempo sin visitarnos. Qué bien que hayas venido. En estos momentos vuestro amigo necesita el apoyo de sus compañeros. Y especialmente tiene ganas de hablar contigo. —Esta mujer es un encanto. Seguramente no sabe que soy el principal culpable de lo que le está ocurriendo a su hijo o tal vez sí lo sabe, ¡ese especialmente!… ¡ufff! Me he emocionado, estoy a punto de llorar, no puedo ni contestarle solo le sonrío. A continuación, sigo a Rafa y Ana que ya se dirigen a la habitación de nuestro compañero.

—¡Hola amigos! —Andreu está en la puerta de su cuarto esperándonos y nos saluda sonriendo pero algo cortado, sobre todo cuando me mira a mí.

—¡Hola! —le contesto cada vez más nervioso—. ¿Cómo te encuentras? —No sé muy bien qué decir, tengo enfrente a Ana que no me quita la vista de encima. Pasamos dentro de la habitación y Andreu nos indica que nos sentemos.

—Bueno, ahí voy. Debo hacer reposo para recuperarme… —¡Joeee!, el pobre está hecho polvo, ¿cómo no me he fijado antes en sus ojeras y en lo triste que está?, soy un…¡soy un estúpido!—. Pero voy a ponerme bien enseguida, estoy deseando jugar un partido de futbol y machacaros.

—¡Por supuesto que sí! —las palabras me salen con fuerza. Deseo con toda mi alma que Andreu se recupere—. ¡Quiero pedirte perdón, palillo! Soy un cretino por gastarte tantas bromas pesadas. Solo quería llamar tu atención; en el fondo lo que te tengo es mucha envidia… —he hablado muy deprisa porque ya no puedo aguantar más, y comienzo a llorar con una gran pena. A Rafa se le han puesto los ojos brillantes, le habrá dado lástima verme así y se ha acercado a mí dándome un abrazo, incluso Ana, que había dado un bote de la silla al escuchar el mote, se acerca para abrazarme también, Andreu nos rodea con sus delgados brazos, este lo hace muerto de risa. No entiendo por qué se ríe de esa manera. Cuando dejamos de abrazarnos lo miro extrañado con la cara llena de lágrimas y mocos. ¡Tengo que estar para hacerme una foto!—. ¿Tío, se puede saber por qué te ríes?

—¡Es que eres lo que no hay tío! No puedes evitar el meterte conmigo ni pidiéndome perdón. —Me ha hecho gracia su contestación y el ver que no puede parar de reír hace que ría con él. Al vernos, Ana y Rafa también comienzan a reírse. ¡No os podéis ni imaginar lo contagiosa que resulta la risa de Andreu!

—¿Has dicho que me tienes envidia? —Cuando ha conseguido calmarse, Andreu me ha hecho la pregunta con cara de sorpresa.

—¡Mucha! —contesto demasiado rápido, ahora me siento avergonzado y debo aclarar mi respuesta—. ¡Pues sí!, envidio los buenos amigos que siempre tienes a tu alrededor, y cuando escucho vuestras risas… —Ya no puedo seguir hablando, tengo un nudo en la garganta… y ¡no quiero llorar más, parezco un bebé!

—¡Anda ya!, ¿tú, tenerme envidia a mí?, ¡Pero si eres el guaperas de la clase!

Escucho a Andreu mientras me limpio las lágrimas y la nariz. Después de respirar hondo e intentar tranquilizarme creo que soy capaz de volver a hablar sin llorar.

—¿Guaperas? ¡Qué va! Lo que me gustaría mogollón es poder jugar con vosotros al futbol en el patio, y cuando hay que hacer un trabajo en clase, sería genial que los demás contaran conmigo al igual que lo hacen contigo. —¡Hala, ya he soltado lo que me estaba ahogando!, Ana me está mirando alucinada, supongo que no cree nada de lo que estoy diciendo.

—¡Me parece increíble la cara tan dura que tienes! Vamos a ver, te ríes de todo el mundo y de algunos lo haces de un modo cruel, ¿piensas que actuando así alguien va a querer ser tu amigo? Además, ya tienes tus fieles seguidores y seguidoras, ¡ellos son iguales que tú! —Ana me habla así de claro y me mira con los ojos llenos de rabia. No sé qué decir, me ha dejado sin palabras.

—Bueno, Ana tiene mucha razón… —Es Andreu quien ahora se dirige a mí. No puedo mantener su mirada, Me destroza ver tanta tristeza en sus enormes ojos y las negras ojeras que los rodean. Siento como las lágrimas van a volver a salir.

—¡Por supuesto que tengo razón! —Ana alza la voz y no deja seguir hablando a Andreu, está supercabreada conmigo—. Él y sus amigos son unos monstruos que se creen los más ¡popus! —Popus, así es como llamamos a los más guapitos del instituto. Escuchar su recriminación hace que me ruborice.

—Tranquila Ana, deja hablar a Andreu. Sabemos que todo lo que estás diciendo es verdad, pero deja que hable él. —Rafa le coge la mano a Ana para tranquilizarla.

—David, yo no quiero que te sientas el culpable de todo lo que me está ocurriendo. Aunque es verdad que tus bromas me molestaban mucho. Pero no eras solo tú, es algo que está en la sociedad en la que vivimos…

—¡No, no y no!, no me da la gana de que seas tan buena gente con quien no lo merece. —Ana interrumpe a Andreu enfurecida y de inmediato me interpela señalándome con el dedo—. ¿No te preguntas por qué Andreu tenía tantas ganas de perder peso antes del verano? ¿Recuerdas tus bromitas con sus flotadores? —¡Ana tiene razón! Me siento fatal, ¡pobre Andreu!—. ¿Por qué no le cuentas las veces que has pasado hambre o cuando te has mareado por no haber comido? —ahora a quien increpa es a Andreu. Creo que también está enfadada con él—. Dile, también, las veces que te has quedado con las ganas de comer algo que te encanta mientras mirabas como los demás lo hacían. O mejor, ¿por qué no le explicas que te machacabas en el gimnasio hasta desfallecer o te tirabas dos horas andando para quemar lo que te comías? —Llaman a la puerta de la habitación, tal vez sea Pilar que nos ha escuchado. Estamos alzando demasiado la voz.

—Os traigo algo para merendar. —Pilar entra con una bandeja llena de bocatas—. Espero que os gusten. Y hablad más bajito —al decirnos esto nos ha sonreído. Antes de marcharse mira con cariño a Andreu.

—De acuerdo, Ana, tienes toda la razón. Pero eso ya ha pasado y David ha venido porque se siente mal con todo lo ocurrido. ¿A qué sí, amigo? —Andreu se acerca a mí para darme la mano, está llorando pero con una sonrisa en la cara. Ahora sí que lloro como un bebé, a moco tendido, y en vez de darle la mano me abrazo a él con todas mis fuerzas. Aunque tengo que aflojar porque está muy delgado y me da miedo hacerle daño.

—¡Perdóname, Andreu! —No sé si me habrá entendido porque con tanto llanto hablo muy raro.

—¡Venga, va, vamos a comer, que esos bocatas tienen una pinta genial! —dice Rafa limpiándose las lágrimas.

—Tienes razón. Vamos tortolitos, dejad las carantoñas y a comer se ha dicho. —Esta sí es la Ana que yo conozco, ¡bruta a más no poder! Pero no me engaña, tiene los ojos de haber llorado también.

Al escucharla, Andreu y yo nos miramos, estamos aún abrazados y llorando. De pronto comenzamos a reírnos a carcajadas.

Nos hemos puesto a merendar y hemos charlado de mil cosas. Me siento genial, y espero que Andreu se sienta también así. Pienso ayudarlo a superar todo esto. Me ha demostrado que es un tío estupendo con un gran corazón, ¡si hasta me ha perdonado! Ahora necesita la ayuda de todos los que le quieren y yo pretendo estar ahí.

Victoria Cuesta Prieto

Derechos reservados de autor

Reseñas de las obras de Benjamín Ruiz.

Años Malgastados. Trilogía de Rachel

Esta novela me ha provocado  reacciones muy  diferentes e  intensas: de hacerme reír hasta las lágrimas,  me ha llevado a sentir gran nostalgia de una adolescencia bastante lejana.  Me he sentido en casa al pasear por mi tierra de la mano de Benjamín; disfrutando con  su bonita forma de describir los lugares. Me ha encantado caminar por las calles y rincones  de Jaén en otra época pasada.

Vas leyendo con ilusión al recordar tiempos de tu juventud, y con la incertidumbre de que ocurrirá al final con el protagonista, con quien recordamos las dudas que se tienen en la adolescencia  y el miedo a tomar decisiones demasiado importantes para tan temprana edad.

Años Malgastados nos muestra como un buen escritor consigue atraparte en cada palabra, aun cuando en algún momento parece que solo estás viviendo la vida de un grupo de adolescentes, con sus amores e ilusiones, en el fondo esperas esa página en la que encontrarás lo que en un principio se te ha insinuado y a la vez negado.

Recomiendo su lectura, es una novela muy recomendable.

El mal que los Hombres hacen. Trilogía de Rachel

Cuando leí Los Años Malgastados me quedé con añoranza de los 80. Al leer la continuación, El Mal que los hombres hacen, me he encontrado un cambio en la historia en el que se conoce más a Rachel y su triste vida. Aun siendo una novela de terror, el autor la narra con su elegante estilo, llevándote a vivir escenas intensas y manteniendo tu atención desde la primera palabra que lees.

Una gran novela de un excelente escritor. La recomiendo.

Durmiendo en el fuego. Trilogía de Rachel

Inesperado final para una trilogía genial. Benjamín narra bonitas y románticas escenas, mezclándolas con suspense del que te tiene en tensión durante toda la historia, deseando seguir la lectura para saber que ocurre en la siguiente página. El autor con su exquisita narrativa describe bonitos lugares, trasladándote allí para vivir la historia de Toni y Rachel.

Recomiendo la lectura de la Trilogía completa.

El Portador de luz

El Portador de Luz es una novela que te lleva a sentir la angustia de Lucifer por el abandono del creador, su padre, hacia uno de sus hijos.

Te envuelve en los sentimientos de satanás y te hace cuestionar si la maldad que posee este ángel descarriado no es más que justificable.

Vives la relación de Satanás con el resto de los ángeles, incluso con el mismo Jesús, de un modo coloquial. Consigue despertar en el lector simpatía incluso cariño hacia Lucifer y sus ángeles. Recomiendo su lectura.

Habitaciones vacías

Benjamín es un autor con una narrativa amena y envolvente, te atrapa desde la primera palabra que escribe. En esta obra te transmite el terror con su habitual ingenio, mezclando situaciones de nuestro día a día en las historias de los personajes.

La lectura de estos Once Relatos atraerán tu atención desde el primero hasta el último, sorprendiendo el  final de algunos de ellos  y llevándote a descubrir  diferentes caras del miedo: vivirás la experiencia de volver al pasado y no tener la oportunidad de volver al presente;  te invita a sentir  la angustia de tu propio funeral,  desearas un amor de locura, te hará sufrir una enfermedad muy común hoy día ¡LA DESESPERACIÓN!, consigue hacernos disfrutar con la venganza de una maltratada… Aún hay muchos miedos más encerrados en esas Habitaciones Vacías, os aconsejo que os adentréis en ellas y los descubráis.

Recomiendo su lectura a todo tipo de lector, ya sea joven o adulto el suspense lo tiene asegurado desde el principio hasta el final.

Memento Mori

Una historia donde sentirás el miedo más temido, el creado por el lado oscuro del ser humano; todos tenemos algo enterrado en nuestra mente que no deseamos recordar.

Junto al protagonista de la novela vivirás en esta casa situaciones espeluznantes. El autor, te hace dudar en más de una ocasión de cuál va a ser el desenlace de la historia de cada personaje.

Como siempre consigue Benjamín, ha logrado atraparme en la lectura de la novela desde la primera página… ¡Esos sí, de día!

Recomiendo leer esta novela de terror.

Reseñas de las obras de Nieves Noguera Ojados

El legado de Jimena

Nieves, en una novela muy bien narrada, nos relata la difícil vida de tres mujeres en una época en la que el señor feudal tenía poder total para imponer su voluntad a los pobres campesinos, llegando a cometer grandes injusticias. Nos hace vivir dos historias relacionadas pero en diferentes épocas, aun así, en todo momento van muy bien hilvanadas, mostrándonos una historia con escenas crueles y tristes, no por eso dejaremos de encontrar amor del verdadero, del que todo lo perdona y queda para siempre en el corazón.

La autora realiza unas hermosas descripciones, de lugares y costumbres, haciéndote disfrutar tanto de un verde prado como del rico olor del pan recién hecho.

Bonita novela que recomiendo leer.

Reseñas de las novelas de Linda Astwood

TU NOMBRE

Una novela que muestra los perjuicios que solemos tener con la diferencia de edad en una relación amorosa; la autora con suavidad y mucho amor te hace disfrutar de una preciosa historia llena de pasión.

Comprobarás que para el amor no existe edad, es un sentimiento arrollador y te hace comprender el significado de la felicidad.

Recomiendo esta romántica novela de Linda.

Reseñas de las novelas de Marta Abelló.

Título: Los hijos de Enoc

Una novela histórica con una trama muy bien desarrollada que capta la atención del lector desde el principio.

Marta nos lleva de viaje por hermosos países y nos descubre bellos lugares de Egipto, Persia Y Hungría. Ha realizado un gran trabajo de documentación de lugares, culturas y religiones muy diferentes.

Me ha gustado mucho como ha utilizado diferentes creencias religiosas, uniéndolas con la convivencia  de los personajes cuando estos viajan en busca de un libro sagrado con el que se debe evitar el fin de los tiempos.

En Los Hijos de Enoc he encontrado una ingeniosa mezcla de: magia, religión, profecías, Dioses antiguos, diferentes culturas… Todo ello hace de ésta novela una gran obra. Recomiendo su lectura.

Reseña de las novelas de Ivonne Vivier.

Título: Aceptando el Presente (Libro 1)

Esta es una novela romántica donde se resalta el valor de la amistad, y el deseo se antepone a la fidelidad.  Me ha gustado mucho como la autora narra las escenas sensuales, los hace de un modo suave, logrando describir escenas eróticas llenas de pasión y que llega a la fibra del lector. Recomiendo su lectura.